Camisea informa que se han restaurado 36,550 hectáreas de cobertura boscosa nativa

By: Luis Tarazona
Feb.28, 2022
0
Camisea

Camisea ha logrado un impacto mínimo en el ecosistema y las comunidades indígenas, en sus actividades de extracción de recursos del yacimiento de gas; pese a que hace 20 años existía una gran preocupación por las consecuencias que podrían generar sus operaciones en medio de la Amazonía peruana.

Camisea, operado por Pluspetrol, es el mayor yacimiento de gas del continente americano, ubicado entre zonas naturales protegidas en La Convención, en la región sureña de Cusco, que comenzó a diseñarse en el año 2000 y, por su situación geográfica especialmente sensible, ha afrontado numerosos retos para minimizar su impacto.

“Desde el principio del proyecto, frente a las diversas preocupaciones por parte de las poblaciones indígenas sobre una posible migración no deseada a su territorio o el impacto en la calidad de sus aguas y a sus actividades, el diseño de Camisea fue un desafío logístico muy importante”, admitió la gerenta de Medio Ambiente de Pluspetrol, Elena Mendoza.

Técnicas para un mínimo impacto

Así mismo, Camisea implementó técnicas que han permitido un mínimo impacto desde su puesta en marcha en el 2002 y le permitió ganar en diciembre pasado el Premio Desarrollo Sostenible 2021, de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE).

Para reducir el impacto medioambiental de la instalación, Camisea cuenta con una logística “Offshore-inland”, que implica que no se han abierto en ningún momento carreteras para el transporte terrestre en sus comunicaciones y solo se usan medios fluviales y aéreos.

Además, se necesitaba un sistema respetuoso con el medio para transportar el gas natural extraído hasta la planta de distribución Malvinas, a orillas del río Urubamba, en la también provincia cusqueña de La Convención.

Se instalaron los primeros “ductos verdes” de Perú y, 20 años después, existe una red de unos 200 kilómetros, que Pluspetrol asegura que en la vista aérea de la zona, gracias a la reforestación desarrollada, no se puede distinguir de la naturaleza.

Por tanto, es fundamental que el monitoreo de especies vegetales y animales sea constante y no abandonar la zona, para conocer cómo evoluciona la recuperación en un bosque intervenido.

Hasta la fecha, se han restaurado 36,550 hectáreas de cobertura boscosa nativa y seis millones de toneladas de CO2 fueron recapturadas gracias a procesos de “revegetación”, además de haberse reforestado 182.75 kilómetros de líneas de conducción de hidrocarburos, para lo cual se usaron especies nativas y soluciones basadas en la naturaleza.


Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com