CCL pide no “sobrealimentar el ego” con alza de exportaciones porque aún no es sostenible

By: Redacción LOGISTICA 360
Ago.03, 2017
0

En el primer semestre de este año, las exportaciones peruanas crecieron 27.8%, alcanzando los US$ 20,101’283,000. De hecho, los envíos peruanos vienen creciendo desde finales del 2015. Como se recuerda, tras la caída de 13.6% en el 2015, el sector alcanzó terreno positivo en el 2016 (7.6%).

Para Carlos Posada, director ejecutivo del Idexcam de la CCL, a pesar de este crecimiento –que ha sostenido, en parte, el alza del PBI nacional en estos meses-, aún los envíos nacionales no son sostenibles y se debe generar todo un plan para generar un impulso consolidado. Además, se debe buscar mejoras importantes en infraestructura y regulación que nos vuelvan competitivos.

Las exportaciones vienen bien en los últimos meses. ¿El crecimiento registrado es sostenible?
No es un crecimiento sostenible. Qué ha pasado en el comercio exterior en los últimos años. Hemos tenido suerte en que algunos precios de los minerales han retomado crecimiento. Por el lado de las tradicionales, eso ha ayudado a las exportaciones. En el caso de las no tradicionales, lo que ha ayudado en los últimos años, es la agroexportación. Esto se engarza con que EE.UU., China y Europa están comprando bien.

Entonces, nos ha ido ‘bien’ en volumen y en valor. Pero hay que tener en cuenta que hay un efecto estadístico. Cuando tú has estado muy bajo, cualquier crecimiento se ve en positivo. No digo que esté mal, es la ruta natural de crecimiento. Solamente que no nos sobrealimentemos el ego diciendo que está todo bien, que el comercio exterior retomó el crecimiento o que nos va a ir genial porque no es sostenible todavía. Hay que trabajar para ello.

¿Qué sectores exportadores se deben impulsar para impulsar el comercio exterior?
La agroexportación es un sector interesante e importante que se puede desarrollar, pero no es necesariamente el que más número le mete a la economía. En cambio, el sector manufactura, el de valor agregado es vital. Al Perú lo que le falta es dar el salto a industrias de valor agregado, pero no académicamente hablando, que es pasar de un proceso productivo a otro. Sino, a procesos productivos que generen mayor riqueza, mayores ingresos y mayor bienestar en la población.

En el mundo de los alimentos y en el mundo de la vestimenta siempre vas a tener necesidades. Por ejemplo, sería bueno pasar de un polo maquilado en el Perú para una marca internacional a un polo hecho en el Perú, con marca peruana, calidad peruana y con valor agregado que te posicione en el mercado.

En tal sentido, ¿considera que ya se frenó la caída de los envíos de textiles y confecciones?
No, están golpeadísimos porque la industria en general está golpeada por la competencia desleal porque no hay aprecio al producto. A mí me da pena porque llegan productos desde países asiáticos. Los trabajos deben estar enfocados en contrabando, subvaluación y dumping y hacer el comercio exterior fácil. El ministerio (de comercio exterior y turismo) ha planteado aplicar a las prendas de vestir un arancel al peso (ad volumen) y no al valor unitario (ad valorem). Este es un camino difícil que podría ser un incumplimiento dentro de la Organización Mundial del Comercio. Pero hay que buscar otros mecanismos.

Otro sector que resultó importante no solo para la exportación, sino para el PBI en general, fue la pesca. ¿Cómo se puede aprovechar esta actividad?
Como país no hemos generado el espacio de crecimiento e importancia a la pesca de consumo humano directo para (para el mercado interno y para envíos al exterior). El sector pesquero está basado en harina y aceite de pescado. La pesca no es un sector previsible, pero en un país, como pocos en el mundo, que sí tiene la capacidad de tener un mar que se puede explotar de manera sostenible, con actividades de ambos mundos, tanto del lado tradicional, como el producto de valor agregado, qué estamos esperando para generar una industria de consumo humano directo.

¿Cuál es la proyección para las exportaciones este año?
Creemos que va a terminar en positivo, pero no son números muy halagüeños. El año pasado alcanzamos los US$32,800 millones. Nuestro pico se registró en el 2012 con US$46,000 millones. O sea hubo un golpe fuerte, inclusive hubo un bajón en las no tradicionales. Este año, creo que va a estar en alrededor de los US$34,000 a US$35,000 millones.

¿Es un crecimiento pequeño?
Sí, yo no creo que lleguemos a dos cifras. Si el crecimiento del comercio exterior se da, va a ser definitivamente de una cifra. No va a superar el 3% o 4%. El tope sería 5%, pero yo creo que va a ser menos que eso. El sector agro está sosteniendo este tema, más los minerales, pero me preocupan muchos sectores que son muy peruanos y que no estamos defendiendo.

Parte de nuestra situación en el comercio exterior se explica porque aún no somos competitivos. ¿Cómo mejorar este aspecto?
Justamente, los cimientos en el país están en trabajar la mejora de la competitividad nacional que pasa sí o sí por una verdadera reforma laboral, tributaria y mejora de infraestructura.
El Perú tiene que empezar a invertir en infraestructura, pero de verdad. Tenemos que empezar a trabajar en logística, en buenas carreteras, trenes, conectividad y en sistemas predecibles. Tiene que haber predictibilidad, sino no hay manera de hacer negocios. Ese es un trabajo fuerte del Mincetur, que la legislación que trabaje para mejorar los costos logísticos, debe estar enfocada a generarle predictibilidad.

Competitividad
A manera de resumen, ¿cómo ve el escenario internacional?
Nosotros tenemos tres patas en el comercio exterior: Estados Unidos, Europa y China. El resto, si bien son destinos importantes para Cuál es el lado bueno. Estados unidos está entrando en una dinámica comercial bastante interesante, tanto de consumo interno como de exportaciones. En el caso de Europa, hay países que pese a haber tenido crisis hace algunos años o a existir el Brexit como una ‘amenaza’ al bloque, son países que siguen teniendo cifras positivas y siguen creciendo. En el caso de China, hay algunos conceptos que son importantes en la relación con este país. Básicamente, es el tema de valores, subvaluación, triangulación, dumping.

¿Hemos sabido aprovechar este entorno?
Tenemos buen clima afuera, pero qué pasa en el Perú, por qué nuestras cifras están tan caídas. Es cierto que durante años gran parte de las cifras venía apoyada por las exportaciones tradicionales, principalmente el sector minero. Los precios estaban altos, teníamos buenos números por decirlo de alguna manera. Pero no todo eran números, hay que ver cantidades, calidades y competencia del Perú respecto a otros competidores de estos mercados. Qué está pasando con nosotros, respecto a nuestros competidores en EE.UU. y Europa.

Como mencionábamos, hemos perdido competitividad. Ese es el principal problema de nuestras exportaciones porque no han seguido el ritmo de mejora que han tenido otros países.

Nuestros sobrecostos son cada vez mayores por regulación. En el sector comercio exterior hay demasiado papel, procedimientos, requisitos y solo estoy hablando de la exportación, ni siquiera hablo de la importación. Nuestros costos laborales ya están llegando a límites en donde es demasiado para producir un producto en particular.

¿Qué puntos se deben abordar para solucionar estos problemas?
Como mencionaba antes, es infraestructura y regulación. El país tuvo un ritmo de crecimiento vertiginoso en los últimos años, pero la infraestructura no. Debemos tener la capacidad de tener potentes puertos de salida y no limitar el cabotaje que es una gran manera de aliviar el comercio de mercancías.

¿Qué tan importante resultaría el cabotaje para el movimiento de mercancías?
Va incluso más allá que el cabotaje. El Perú no utiliza los sistemas ferroviarios para manejo de carga. Cuando el tren de por sí es una ruta perfecta para mover carga porque no tiene tráfico, es directa y predecible. Permite el movimiento de carga pesada y no interfiere con el otro tipo de tráfico.

No digo que los camiones sean malos, pero lo que el Perú tiene que hacer es ofrecer las posibilidades para que tú escojas el que más te conviene como usuario. Lamentablemente la legislación y la infraestructura nos han condenado a que la mayoría de la mercancía del Perú se tenga que mover por carretera.

Sobre el cabotaje, es un servicio, más que una regulación. Es un transporte de un lugar a otro dentro de un país por vía marítima. Está prohibido en tanto el barco no sea de propiedad peruana. No tiene sentido.

¿Hay que fortalecer los puertos regionales?
Sí, pero no es que tú tengas que fortalecer los puertos con una norma. Eso lo hará el propio puerto en función de la cantidad de mercancía que mueva. Por eso, repito, que debemos trabajar para que el comercio sea fácil y simple, lo que no quiere decir que sea inseguro, que no controles.
Tenemos el combo ‘perfecto’: Baja productividad y con altos costos. Hay que cambiar esto.

¿Qué mejoras espera en los aspectos tributarios?
El Perú tiene una legislación tributaria que genera que sea muy difícil hacer una empresa. Eso te empuja a la informalidad, a la ilegalidad. Cuando tú sacas una radiografía del perfil exportador peruano, tienes que 8 de cada 10 son microempresas y 2 son medianas o grandes. Además, el 25% de las empresa son formales y el 75% informales.

¿Qué quiere decir?, que para exportar, solo el 25% del total de empresas podrían exportar. Y de estas, el 80% son microempresas. El potencial está bastante limitado porque la informalidad y la ilegalidad nos impiden crecer como país para introducirnos en una cadena de comercio exterior.

¿Considera un avance la reforma tributaria promovida por el gobierno?
La reforma que hicieron no funcionó. El informal no ve que con el sistema actual tenga alguna ganancia respecto a lo que hoy día tiene. Ser informal hoy qué te genera, me quedo con toda la plata de lo que vendo. El sistema para ser formal es tan caro.


Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com