Consejos para buen uso de las estructuras de almacenamiento

By: Redacción Logística 360
Feb.04, 2019
0

Las estanterías industriales son un recurso vital en el ciclo de almacenamiento. Su correcta utilización depende del recocimiento previo de datos importantes como carga máxima, unidad de carga, separación entre niveles, y tipo de carga o producto a almacenar.

Una estantería metálica es un recurso de trabajo fundamental en los almacenes y centros de distribución, pues allí se apilan las cargas o productos para su almacenamiento y posterior retiro y despacho a otros puntos de la cadena logística, como parte de los ciclos de producción y distribución.

Su correcta utilización es importante para que la carga no sufra algún daño, el personal no corra peligro, la estructura tenga un mayor tiempo de vida útil y los costos de mantenimiento sean mínimos. Además, de ello depende la eficiencia en las operaciones de almacenamiento y distribución y, en consecuencia, en la productividad y rentabilidad de la compañía.

Conocimientos básicos

Tener claro datos como carga máxima, unidad de carga, separación entre niveles y tipo de carga o producto ayuda a utilizar correctamente y con seguridad las estanterías, cuidando al mismo tiempo que ni la carga, ni la estructura, ni los operarios sufran daños o accidentes.

Por ejemplo, es importante que el operador tenga identificado y claro el tipo de unidad de carga ya que de ese modo sabrá cómo operar el apilador y cómo colocar la unidad de carga sobre el par de vigas, sin riesgo de deslizamiento o caída.

“Para ello, en el caso de las estructuras del tipo selectivo, lo ideal es conformar la carga lo más estable y uniformemente posible, tratando de conservar el centro de masa en el centro geométrico de la parihuela; con ello lograremos que la carga se reparta uniformemente sobre las vigas”, precisa el Ing. Daniel del Pino, representante del Área de Ingeniería de Estanterías Metálicas JRM S.A.C.

Además, el tipo de la unidad de carga determina la configuración que tendrá la estructura de almacenamiento.

“Para ello, en el caso de las estructuras del tipo selectivo, lo ideal es conformar la carga lo más estable y uniformemente posible, tratando de conservar el centro de masa en el centro geométrico de la parihuela; con ello lograremos que la carga se reparta uniformemente sobre las vigas”, indica Del Pino.

Además, el tipo de la unidad de carga determina la configuración que tendrá la estructura de almacenamiento.

“La separación entre niveles está de acuerdo a la naturaleza de la carga y a las dimensiones de la misma; finalmente condiciona la forma que va a tener la estructura”, sostiene.

Un aspecto importante en el uso correcto de la estantería son las holguras o espaciamientos mínimos que se deben respetar; la norma peruana recomienda una holgura de por lo menos 10 cm de carga a cada poste y 10 cm entre cargas, lo que permite colocar y retirar la carga del nicho de forma segura.

“Para que la maniobra de apilamiento o de retirado se realice de forma segura, limpia y de forma rápida”, acota.

La condición o estado de la parihuela también es un elemento importante en el proceso de apilamiento o de retirado de carga de las estanterías. Lo ideal es que este recurso se encuentre en óptimas condiciones y que se reparen o reemplacen una vez deteriorado por el pasar del tiempo y uso; no obstante, hay muchos casos en que se utilizan parihuelas dañadas o no íntegras.

Por ejemplo, hay aquellas a las que les faltan los listones superiores, lo que provoca una distribución no uniforme de la carga, concentrándose el peso más en un lado que en otro y generando mayor esfuerzo del necesario en las vigas. “Otro caso es cuando les faltan los listones inferiores, en ese caso no hay forma que la paleta transmita las cargas a las vigas, siendo solamente los listones superiores los que estarían soportando la carga no estando preparado para ello”, agrega el representante de JRM.

Asimismo, hay experiencias en que a la parihuela le faltan los puntos de apoyo, provocando un problema de distribución de esfuerzo y haciendo propensa al colapso de la paleta; también situaciones en que a la parihuela le falta la plataforma superior, lo que evita una distribución adecuada de la carga y además un daño a la mercadería.

Ing. Daniel del Pino, representante del Área de Ingeniería de Estanterías Metálicas, JRM S.A.C. e Ysabel Segura, Gerente de Manufacturas, ADEX. 

Colocación de la carga en los nichos

Hay prácticas que se deben seguir al momento de la manipulación de la unidad de carga durante su apilamiento en los nichos de la estructura. Si por ejemplo un nicho de un rack selectivo está en la capacidad de soportar 2 toneladas, lo ideal es ubicar dos paletas de una tonelada cada una a cada lado en el nicho. Si es una única paleta, lo aconsejable es colocarlo a un lado a la espera de una segunda unidad de carga, pero no en el centro del nicho.

Asimismo, en este proceso de apilamiento y retiro de la carga, el operador del equipo debe estar lo más orientado hacia la posición del almacenamiento.

“La orientación del apilador también influye bastante, no es lo mismo colocar una paleta estando frente al nicho de carga, que colocar una paleta estando equilibrándolo desde otro extremo para poder posicionarlo”, advierte Daniel del Pino.

De igual manera, se debe cuidar que la velocidad de izado y de descenso de la carga sea la adecuada, por lo que se debe incluso establecer límites de velocidad en los almacenes para el tránsito. Además, cuando el apilador esté en tránsito, la carga debe ser transportada con el sistema de elevación en posición baja, “para evitar accidentes tipo impacto o el balanceo del apilador en el tránsito”, dijo.

“También, no es recomendable que el equipo se encuentre girando o trasladándose mientras está izando o descendiendo la carga”, agrega.

Más recomendaciones

Daniel Del Pino también recomienda contar con señalización en piso y limpieza en los pasillos para facilitar el tránsito, maniobra y colocación de la carga; respecto a la limpieza, por ejemplo, debe evitarse manchas de grasa, tierra o pequeños objetos estorbando el tránsito en los pasillos. Asimismo, no debe haber personas en los pasillos que entorpezcan las maniobras de giro de los operadores del equipo.

La iluminación es otro elemento esencial. Se necesita una cantidad suficiente de luz para poder ver el horizonte completo y el operador debe poder visualizar de forma clara la carga desde la posición más alejada de la fuente de luz. Además, la iluminación debe ser uniforme en todo el almacén de tal modo que al pasar de un ambiente a otro la vista el operador no quede incomodada por el cambio drástico en la intensidad de la luz.

“La fuente de iluminación puede ser natural o artificial. La artificial es adecuado cuando se tiene condiciones particulares, por ejemplo, que la carga sea fotosensible o que se requiera trabajar en horarios fuera de los horarios de luz; en el caso de luz natural, los almacenes pueden disponer de lo que son coberturas traslucidas”, indica.

En cuanto al estado de la losa, esta no debe tener desniveles pronunciados, pues afectan la operación del equipo, por ejemplo, durante la elevación y colocación de la carga, pudiendo dañar la estructura del rack al impactar con el equipo. Asimismo, las losas deben tener mínimo nivel de agrietamiento.

Asimismo, de acuerdo con Del Pino, lo ideal es que los pisos sean de concreto, pues da una base firme a las estructuras de rack y provoca un menor deterioro sobre los equipos de apilamiento. No obstante, los racks también pueden instalarse sobre asfalto, pero los equipos deben estar preparados para esa condición.

“De hecho, los equipos que trabajan sobre asfalto ya cuentan con un sistema de suspensión distinto y facilitan el tránsito del apilador en esas condiciones. Además, en ese caso, la estructura debe manejar poca carga y pocos niveles en altura”, acota Daniel del Pino, quien el año pasado participó como ponente en evento “Buen uso de las Estructuras de Almacenamiento”, dirigido a los asociados de ADEX. .


Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com