Gestión del cambio

By: Redacción Logistica 360
Ago.18, 2020
0

por: Carlos Vidal San Martin – Experto en Operaciones Logísticas y SCM

Debido a la crisis económica originada por la pandemia, muchas empresas se han visto en la necesidad de adaptarse y por lo tanto cambiar sus procesos o mas aún, el giro de su negocio, pero, controlar e implementar correctamente el cambio requiere un enfoque especial, una buena GESTIÓN DEL CAMBIO; los puntos de atención en el proceso de cambio son la reorientación estratégica, el cambio cultural y el ajuste estructural.

“El cambio es la única constante” esto no es un cliché, sino una visión que está ganando terreno. Organizar y gestionar también es “cambiar”, una y otra vez. Cada vez más organizaciones se esfuerzan por mejorar continuamente, entrar en un proceso de mejora continua. Idealmente, debe ser una parte normal del negocio.

Estratégicamente, las organizaciones que quieren sobrevivir deben responder constantemente al cambio y desarrollo del mercado, es necesario un análisis financiero y organizativo; revisar sus procesos y su propuesta de valor añadido. La gestión del cambio es un proceso integral que ya no sólo tiene atención a los aspectos técnicos y a la estructura organizativa.

fuente: http://www.findglocal.com/MX/Durango

El “lado blando” del cambio es cada vez más importante. Si no se presta suficiente atención al proceso de cambio cultural, existe un gran riesgo de que los cambios en la estructura se frustren “por la puerta trasera”, esto quiere decir que las viejas prácticas se reanudan en la estructura modificada. Es en este sentido que hay que tener muy claro que los empleados determinan en gran medida el éxito de un cambio. Porque, cuanto mayor sea el apoyo a las iniciativas, mejor será la implementación del cambio, esto requiere explicación, capacitación, monitoreo crítico, ajuste y ayuda, debemos tener presentes los siguientes aspectos:

  • Identificar y priorizar la necesidad de cambio en la empresa.
  • Planificación del cambio.
  • El cambio debe ser consultado y examinado internamente.
  • Realizar los cambios de manera rápida y completa.
  • Monitorear los cambios y evaluar los resultados, involucrando a los empleados responsables operacionalmente.
  • Crear lecciones aprendidas para identificar el potencial de mejora para las próximas actividades.

También es importante que el cambio se soporte en los procesos propios de la empresa y que todos y cada uno de los involucrados sepa exactamente cuál es su aporte y de qué manera genera valor a la compañía.

Una adecuada gestión del cambio reduce el riesgo de que la empresa rechace o no aplique correctamente un nuevo sistema u otro cambio. Por sí misma la gestión del cambio no reduce los costos ni aumenta las ventas. En su lugar, aumenta el trabajo en equipo necesario para que la empresa acepte el cambio y opere de manera más eficiente.

Algunos errores que cometen las empresas y que pueden traer problemas al realizar cambios sin una debida gestión:

  • Detección tardía de cambios.
  • Repetición frecuente de errores.
  • Falta de análisis de los resultados generados por los cambios o un alto número de cambios sin seguimiento.
  • Sin soluciones alternativas.
  • La falta de análisis de costos y/o tiempos de implementación excesivamente largos de los cambios.
  • La falta de documentación.

Cabe señalar que, en el contexto de la aplicación de los cambios, no debemos creer que éstos se realizaran tal cual fueron concebidos o ser rígidos al implementarlos, debemos ser flexibles y estar abiertos a nuevas ideas que aporten valor al proceso y no inhibir el espíritu innovador de los stakeholders, ya que siempre es posible corregir y generar cambios, lo que resulta en un producto final en el que todos aportaron y se identifican con él, haciéndolo sostenible en el tiempo.

Conclusión

Utilizando la gestión del cambio de manera estructurada, se pueden lograr rápidamente mejoras, tanto cualitativas como cuantitativas en la empresa, esto es independiente del tamaño de la misma. Algunos de los resultados esperados son:

  • Acortamiento del tiempo de los bucles de cambio.
  • Seguimiento del avance de los cambios.
  • Mapeo y asignación de costes propios del cambio.
  • Mayor transparencia de costes.
  • Reducir la frecuencia de los errores.

Por supuesto, no todos los resultados se lograrán aquí, pero incluso una sola mejora justificará el esfuerzo que implica el cambio.

Los cambios en una empresa son fundamentalmente importantes. Si se llevan a cabo de forma coherente y sobre todo sensatamente, se logra una estabilización de la empresa, así como una competitividad en la economía de mercado y garantizar la supervivencia a largo plazo.


Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com