Buenas prácticas y tecnologías en recepción y almacenamiento de mercadería en un centro de distribución

By: Jorge Choque
Jul.31, 2020
0

La especialista en servicios integrales en logística, Contrans, y la proveedora de tecnologías en intralogística, STG, comparten algunas de sus experiencias para mejorar la eficiencia y productividad en un CD.

Los primeros procesos del ciclo de almacenamiento corresponden al ingreso y al almacenamiento propiamente dicho de la mercadería que llega al almacén o centro de distribución, pudiendo ser producto terminado, intermedio o materia prima.

Llevar a cabo correcta y eficientemente las actividades de esta etapa intralogística puede marcar la diferencia en los costos y ventas de una empresa, ya que habrá mayor flujo de productos, mejores tiempos de picking, menos errores de ubicación y entrega, disminución de mermas y roturas de stock, etc. lo que implica más ventas y menos costos (entre ellos principalmente los costos ocultos).

En tal sentido, es importante advertir que el centro de distribución debe estar alineado con la necesidad que tiene el cliente y viceversa. Por ello, es necesario que el operador del CD conozca qué tipo de mercadería es la que va a recibir, para saber si está preparado con las particularidades que presenta cada cliente.

«Para ello el cliente debe compartirnos el packing list, luego coordinamos los recursos necesarios para la descargar y recepción, que son dos actividades distintas. Luego de estar informados y con los recursos necesarios procedemos con la descarga y posterior verificación de la mercadería que llegue en buen estado y de acuerdo a lo indicado en el packing list», sostiene Gino Guerrero Peñaloza, coordinador de CD, Transporte y Distribución de Contras.

Y es que no todos los productos se manipulan de la misma manera, ni se almacenan teniendo las mismas consideraciones.

En esta etapa, cualquier detalle es clave. Por ejemplo, las rampas y/o puertas de ingreso deben de estar diseñadas de tal manera que den directamente a las ubicaciones de almacenamiento. «Esto dará una mayor fluidez y rapidez a la operación», indica el especialista de Contrans.

Una vez ingresada y registrada la mercadería en el CD, de acuerdo al packing list entregado, una de las actividades que le sigue es la ubicación estratégica de los productos. Un criterio que se toma en cuenta para ellos es el método de almacenamiento o el slotting: forma, metodología o criterio de cómo se ubica estratégicamente los productos en el almacén.

De acuerdo con Guerrero, por lo general se conocen dos métodos.

«El almacenamiento ordenado, que quiere decir que una ubicación está separada para un código en particular, ya sea porque cuenta con gran volumen o rotación, y el almacenamiento caótico, vale decir que la mercadería se guarda o almacena en las ubicaciones vacías, conforme se van liberando», explica.

Cualquiera que sea la técnica o método a usar, un instrumento de gran ayuda en la ubicación de la mercadería es la tecnología física o digital que se utilice. En el segundo caso la tecnología más recomendada y aplicada en la intralogística es el WMS (en español, Sistema de Gestión de Almacenes – SGA)

«Un WMS adecuado te puede permitir generar eficiencias operativas; es importante que el WMS te permita perfilar o personalizar la lógica de ubicación de los productos, con eso se ganará mayor velocidad en la ubicación de los productos y a su vez se convertirá en una mayor productividad», sostiene el ejecutivo de Contrans, Gino Guerrero.

De acuerdo con el especialista, lo ideal es que todos los almacenes cuenten con un WMS, pues permite almacenar mercadería con distintas variables: FIFO, FEFO, etc. «También te permite realizar un análisis de qué productos son los que más rotan para un eficiente almacenamiento», agrega.

Un software de ese tipo puede evitar muchos errores. Por ejemplo, si no se cuenta con este programa, el personal a cargo, por la premura o urgencias de la operación, puede almacenar productos de poca rotación muy cerca a la puerta de despacho.

«El análisis que te permite un WMS es almacenar los productos de mucha rotación lo más cerca a la puerta, para así evitar demasiado recorrido de los operarios y ganar productividad», resalta.

Podemos decir que el WMS es considerado el cerebro de la operación de un almacén, porque permite elaborar y registrar las tareas de ingreso y recepción en tiempo real, gestionar el slotting asegurando trazabilidad, productividad y exactitud de registro de inventario.

Pero el sistema de gestión de almacenes trabaja necesariamente con otras tecnologías tanto para el ingreso y recepción de la mercadería, como para el slotting. Una de ellas es el código de barra, «la cual mediante el uso de handhelds, computadoras móviles, tablets, impresoras, permite registrar el detalle de los documentos y Skus asociados a la recepción», detalla Liliana Rodriguez, Preventa de Soluciones de STG en Perú.

Otra tecnología que resalta en el almacenamiento de productos es la de instrucciones por voz (Vocollect), la cual mediante un auricular indica al operario el detalle de la tarea a ejecutar y confirmar, «permitiendo mantener la vista y las manos libres, lo cual brinda un mayor resultado de productividad y seguridad», dice Rodriguez.

De acuerdo a STG, estos son los beneficios que puede otorgar el uso de estas tecnologías en un CD o almacén:

Control de Inventario 99.8%

  • Exactitud.
  • Reducción de perdidas.
  • Reducción de devoluciones.
  • Disponibilidad (cuánto y dónde)

Productividad +37.2%

  • Estándar de procesos.
  • Reducción de costos.
  • Eficiencia.

Ocupación (mt2) +15.3%

  • Reducción entre un 10% a un 20%
  • Optimización del espacio.

Nivel de Servicio > 98.9%

  • Aumento del Fill Rate.
  • Reducción tiempos de entrega.
  • Competitividad.

Fuente: STG (Southern Technology Group)


Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com