Entregas de última milla sin contacto físico (I)

By: Jorge Choque
Jul.29, 2020
0

Nos encontramos en un momento donde la transformación en la industria, acelerada por la pandemia del COVID-19, ha dejado las puertas abiertas a la generación y desarrollo de nuevos modelos de operación. No cabe duda de que la situación está siendo vista por los nuevos negocios como oportunidades de transformación tecnológica, mejora en los procesos y digitalización de la experiencia de venta y entrega de productos.

Estos cambios están marcados por dos factores importantes: la prevención de la salud y el aprovechamiento de la tecnología para reducir costos y hacer más eficientes las operaciones. Uniendo estas piezas, industrias como la logística de última milla tienen de frente una vía de supervivencia y disrupción ante el siguiente paso a la era digital en los servicios.

Si algo nos queda de manifiesto durante la pandemia y la contingencia sanitaria que derivó de ella, es que la logística y la entrega de productos a domicilio son elementos necesarios para maximizar la cadena operativa de un negocio y la experiencia para el cliente, que hoy se ha vuelto más exigente.

En un contexto donde el comercio electrónico y las ventas a distancia han incrementado a un nivel exponencial, motivados por factores como la necesidad de quedarse en casa, el cierre de espacios físicos o una experiencia distinta de compra, la última milla representa el factor de cohesión en el ciclo comercial, y adquiere mayor relevancia para negocios de tipo B2B y B2C, ya que de ésta depende, por ejemplo, el abastecimiento puntual a pequeños y medianos negocios; mientras que en las cadenas de suministro centradas en el consumidor final, la última milla abarca la entrega directa en un punto específico.

Por ello, este punto atrae diversos retos que se han acrecentado con la actual situación de salud; además del reto permanente de entregar a tiempo y de forma inmediata, los protocolos de salud y prevención del coronavirus representan un punto importante en el que la industria debe trabajar si lo que busca es establecerse como un activo indispensable para el éxito de cualquier negocio.

¿Será posible realizar entregas a domicilio sin necesidad de contacto físico? Ese será, sin duda, uno de los logros más grandes de la logística impulsada por aplicaciones tecnológicas. Gracias a ellas, se ha avanzado en este objetivo con acciones puntuales; por ejemplo, el proceso de acudir a oficinas postales y de entregas para recibir un paquete ya quedó atrás. Esto ha favorecido en diversas formas; por el lado del cliente, facilita su vida al reducir el tiempo de desplazamiento y convirtiendo su dispositivo móvil en herramienta de seguimiento de pedidos a tiempo real.

Para el caso de la empresa, el beneficio llega en forma de disminución de costos de operación, una oferta de servicio más eficiente, seguro y rastreable, con opción de realizar paradas múltiples y entregar en mano o dejarlo en un domicilio específico.

Con esto, la cadena de distribución llega a un buen cierre, entregando un producto a tiempo, sin riesgo de extravío y bajo los estándares de salud y sano distanciamiento, hoy medidas indispensables para seguir moviendo la economía de las pequeñas y medianas empresas, las cuales sabemos que constituyen el principal motor de la economía en México.

Actualmente, diferentes soluciones de entrega están poniendo nuevas reglas en el escenario logístico. La demanda creciente de estos servicios requiere modelos potenciados por tecnología, en el que la seguridad y la prevención de la salud de usuarios y socios conductores sea una preocupación fundamental.

Al final del día, estas plataformas buscan, sobre todo, lograr empoderar a los negocios a realizar entregas rápidas y sencillas con el objetivo de que no pausen operaciones durante esta pandemia, sino que, por el contrario, tomen esta oportunidad para entregar sus mercancías hasta las puertas de sus clientes sin ningún contacto.

La “nueva normalidad” traerá consigo nuevos modelos de negocio, en donde será imperante tener en cuenta que la operación se realiza en ciudades que están volviendo a una mayor congestión de tránsito y donde el peligro de contagio sigue siendo latente, por ello, la implementación de medidas con nulo o mínimo contacto físico en las entregas de productos será un parteaguas de la industria logística.

Por: Christophe Milhères

Fuente: T21


Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com