Impresión 3D en Logística y su creciente desarrollo

By: Jorge Choque
Nov.02, 2017
0

Innovadora tecnología ofrece cada vez mayores posibilidades de aplicación en logística y otras actividades. ¿Reemplazará a la producción en masa o será un complemento?

La impresión 3D es parte de aquellas nuevas tecnologías disruptivas que están marcando un giro en las actividades económicas del mundo; sus beneficios son un gran atractivo que profundiza su aplicación año tras año. En logística, por ejemplo, se ha convertido ya en una herramienta de enormes oportunidades y con creciente potencial.

Según el informe de DHL ‘La Impresión 3D y el Futuro de las Cadenas de Suministro’, el enorme potencial de la impresión 3D reside en su capacidad para simplificar la producción de productos y repuestos altamente complejos y personalizables, lo que podría acercar la logística y la fabricación más que nunca.

En ese sentido, el estudio destaca las oportunidades para que las empresas se asocien con los proveedores de logística que ofrecen impresión 3D.

Para Alejandro Lozdiziejski, un pionero uruguayo de la impresión 3D, las posibilidades de esta tecnología son cada vez mayores; destaca al respecto los envíos de modelos físicos por internet.

“Ahora, en vez de enviar un jarrón de forma física desde Estados Unidos a Colombia, por ejemplo, escaneo el florero, lo mando por correo electrónico, el receptor se baja el archivo, lo imprime y tiene de inmediato el mismo jarrón”, apunta.

Que este diseño de mercancías reemplace al objeto mismo, impacta en los costos de logística, transportes, políticas tributarias y almacenamiento, indica Santiago Chelada, economista del Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL) del BID.

“Hoy los precios van desde los 400 dólares para máquinas hogareñas, hasta los 500.000 para equipos industriales”, explica Chelada, quien considera la caída de precios como clave en la popularización de esta tecnología.

Igualmente, según Josh Claman, de Stratasys, la fabricación aditiva será esencial y revolucionaria en la cadena de suministros. “La cadena logística del futuro se encargará más de enviar archivos de datos que productos”, dice.

Asegura que además de su positivo impacto medioambiental, permitirá la verdadera personalización de los bienes. “Los datos irán a una fábrica local que enviará el producto a casa del consumidor o será éste quien se lo imprima”, dice.

Claman reconoce que este cambio de paradigma “desplazará muchos empleos”, aunque cree que “siempre habrá un porcentaje de productos o de piezas que se fabricará en grandes plantas”, anota.

La impresión 3D ha sido adoptada globalmente por las industrias de aviación, ingeniería, automoción y salud. Mercedes Benz Trucks ha lanzado un servicio de repuestos impresos en 3D y en la asistencia sanitaria, la impresión 3D, aliada a los escáneres, está creando artículos internos y externos hechos a la medida, desde prótesis hasta coronas dentales.

También se utiliza para la producción autónoma en entornos remotos, un servicio altamente solicitado por las compañías mineras, agencias espaciales y militares para fabricar repuestos críticos.

La naturaleza de Imprimir en 3D

Las impresoras 3D son capaces de fundir material modelable -plástico, resina, titanio, carne de res o polvo metálico, entre otros materiales- para depositarlo capa sobre capa en un soporte, hasta conseguir un objeto.

También conocida como fabricación aditiva, la impresión en 3D implica la fabricación de productos mediante la colocación de material de plástico calentado o metal inyectado desde la boquilla de una impresora 3D, en una placa, para crear un objeto tridimensional, reemplazando potencialmente procesos tales como el forjado y el moldeado, a un precio inferior.

Puede dar lugar a una calidad del producto mejorada, a múltiples productos que son hechos por una sola impresora, a nuevos tipos de productos – y nuevas estrategias y modelos de la cadena de suministro, etc.

Alcance del 3D

Esta moderna tecnología, que surgió en los años 80, no está exenta de límites, como por ejemplo sus posibilidades de fabricación y su costo. Muchas impresoras pueden utilizar sólo un material y los costes siguen siendo altos para la impresora 3D de grado industrial, dice Andrei Vazhnov en su libro “Impresión 3D. Cómo va a cambiar el mundo”.

Ello, sin embargo, no reduce sus ventajas ni su impacto. En el mismo documento, Vazhnov sostiene que el alto costo de las impresoras industriales no implica necesariamente que no sea una buena opción, pues, por el contrario, a medida que el mercado de 3D se desarrolle y madura, sus posibilidades y acceso pueden ser mayores, con la aparición de más plataformas como Ponoko.com.

“Que ofrece (la plataforma) servicios de manufactura en la nube, donde tú no tienes que tener y manejar tu propia impresora, sino que simplemente envías los archivos digitales para imprimir a una empresa local que se especializa en la manufactura digital. Dada la variedad de tecnologías distintas de impresión 3D y la complejidad de gestionar el suministro de material, en muchos casos, subcontratar la manufactura a una empresa especialista va a ser la mejor opción», indica Andrei Vazhnov.

El documento apunta que no hay impresoras universales, sino que hay una constelación de tecnologías distintas, cada una con sus propias ventajas y desventajas, y cada una limitada en cuanto a los materiales que se pueden usar en el proceso de impresión.

Si bien se calcula que el mercado de la impresión en 3D crecerá entre 180.000 M$ y 490.000 M$ en 2025, el informe considera que no se convertirá en un sustituto de la producción en masa, sino en un proceso complementario.

 

 


Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com