Invertir en mayor investigación y desarrollo para innovación en cadena de suministros

By: Redacción Logística 360
Nov.07, 2017
0

Países desarrollados como Estados Unidos invierten alrededor del 3% del GDP anual en I+D.

Las innovaciones tecnológicas como la inteligencia artificial, la impresión 3D y la analítica de datos están cambiando la manera en que se piensan y operan la cadena de suministros y la logística en el mundo, ofreciendo grandes oportunidades de mayor eficiencia.

Así lo sostiene el director de Purdue Discovery Park, Tomas Díaz de la Rubia, quien participó en la vigésima segunda edición de EXPOGESTION 2017 que se realizó el mes pasado en Lima.

«Estas tecnologías tienen gran alcance para cambiar los modelos de negocio y para producir disrupción de muchas formas», indica.

Si bien muchas empresas adoptan estas nuevas tecnologías desarrolladas en el exterior, para Díaz de la Rubia es necesario que los propios países y empresas de la región generen innovación propia.

«No solo se trata de adoptar lo que ya está pasando sino de crear esas empresas del futuro», asegura.

Sin embargo, en países como Perú y de Latinoamérica los índices de inversión en I+D, respecto a su PBI, son los más bajos.  En la región, por ejemplo, se invierte menos del 1% del PBI en investigación y desarrollo (en Perú llega al 0,08%), mientras que el promedio del PIB mundial destinado a este rubro es del 2,2%.

«Países como Estados Unidos invierten del orden del 2 y medio, casi 3% del gdp anual en investigación», anota.

Condiciones para un ecosistema tecnológico en Perú

«La tecnología viene de los descubrimientos que nacen de la investigación», precisa Tomás Díaz.

El desarrollo y maduración de estas innovaciones en los países se da en la medida en que se realiza investigación y desarrollo, tanto a nivel de Gobierno como del sector privado. Además de ello, existen otras condiciones para que en países como el Perú la innovación tecnológica se inserte en los negocios, dice.

Una segunda condición es crear capital humano que entienda y desarrolle estas tecnologías; asimismo, se debe abordar un enfoque muy fuerte en la innovación: ello implica generar un ecosistema en donde se acepte el riesgo, en donde se otorguen incentivos de impuestos para la investigación, en donde haya alianzas público-privadas. «Hay que crear todo un ecosistema», resalta.

«Tienen que funcionar el gobierno nacional, los gobiernos regionales, el sector privado (la grande, mediana y pequeña empresa), las universidades: todo tiene que funcionar dentro de ese ecosistema», refuerza.

I+D en el mundo

Durante algún tiempo las regiones han venido fijando sus propios objetivos de gasto en este sector: el más conocido es el de la Unión Europea (UE) que se ha propuesto aumentar la inversión global en I+D hasta el 3% del PIB de aquí al 2020 (según información de 2016).

Según los datos del Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU), en el mundo entero sólo seis países han logrado superar el objetivo del 3% y tres de ellos son economías pequeñas de la UE: Dinamarca, Finlandia y Suecia.

Este grupo figura por detrás de Japón, que alcanza el 3,6% y de Israel, que llega a la impresionante marca del 4,1%. Y por delante de todos, se encuentra el líder mundial, la República de Corea, que registra un 4,3%. Austria, Alemania y Suiza bordean el 3%, al igual que Estados Unidos, que es el país que más gasta en términos absolutos.


Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com