La clave para el ecommerce: logística de última milla

By: Oscar Hernández
Set.03, 2021
0

Por: Alfredo Salgado, gerente general del Grupo EULEN Perú.

El incremento que viene experimentando el comercio electrónico ha convertido a la logística de última milla en una industria clave, ya que su óptima o mala gestión influirá en las valoraciones que los clientes efectúen sobre la empresa. Es por ello que uno de los retos del sector logístico es obtener la mayor eficiencia en todos los procesos con el menor coste posible.

El problema radica en que tal incremento acelerado del e-commerce, ha complicado la gestión de la última milla, la cual se centra en el último trayecto que ha de realizarse en la entrega final de un producto; siendo el tipo de paquete y las características de cada entrega las principales dificultades a las que se deben enfrentar. Mientras que, en lo referido a las condiciones de cada entrega, la presencia del destinatario en la dirección proporcionada es el aspecto que más dificultad genera a la logística de última milla.

Entonces ¿qué estrategias de última milla pueden poner en práctica las empresas para brindar un servicio de delivery efectivo?

  • Hacer uso de tecnologías móviles y de la nube.
  • Optimización de gestión de flotas y planificación de rutas.
  • Seguimiento del producto hasta entrega final.
  • Empoderamiento de los clientes sobre el seguimiento de sus pedidos.
  • Business intelligence sobre los procesos logísticos.
  • Medición y mejora continua de la experiencia de los clientes.

¿En qué ayudarán estas estrategias a las empresas? Si nos referimos a la gestión de la última milla enfocadas al B2B, apoyarán a mejorar la cobertura del suministro de los elementos necesarios para un proceso de producción; mientras que en las orientadas al B2C, garantizarán la entrega directa al cliente en el punto establecido (domicilio o punto de entrega).

Para concluir, resulta relevante recalcar que muchas empresas del sector están valorando nuevas alternativas a las entregas tradicionales como las entregas pactadas, los puntos de recogida o de conveniencia, así como el uso de drones para realizar determinadas entregas, dentro de sus servicios de logística de última milla para que sus procesos sean más eficientes y eficaces.