Los beneficios del big data frente a la pandemia del coronavirus

By: Diego Padilla
Jun.22, 2020
0

La pandemia del coronavirus (Covid-19) ha significado diversos desafíos para los Gobiernos a nivel global. Frente a este escenario se ha vuelto urgente determinar cuándo y dónde aumentarán las tasas de contagio, cómo responde la población a las medidas de seguridad y cómo afecta la pandemia a los ciudadanos. El problema es que en medio de una emergencia sin precedentes las autoridades no cuentan con la información necesaria para tomar decisiones correctas.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) plantea que el big data podría ayudar a revertir esa situación. Generalmente los Gobiernos utilizan registros administrativos y encuestas para reunir grandes cantidades de información sobre sus ciudadanos, pero este tipo de fuentes solo están disponibles con un retraso considerable, carecen de la granularidad suficiente y solo proporcionan mediciones ruidosas de ciertas variables. Sin embargo, en la actualidad se cuenta con una diversa gama de herramientas, como teléfonos y redes sociales, que pueden brindar información crítica a gran escala y detallada en tiempo real, lo que se conoce como big data.

Información de empresas privadas

Gran parte de esta información es producida por empresas privadas y tiene un enorme valor comercial. Por tanto, el BID recalca que los Gobiernos deben encontrar una forma de aprovechar esta información, mientras se protegen los intereses comerciales de las empresas y la privacidad de los ciudadanos.

La plataforma gratuita Opportunity Insights Economic Tracker es un ejemplo de colaboración entre compañías, investigadores y Gobiernos. La herramienta proporciona datos actualizados de empresas y organizaciones privadas sobre el gasto de consumidores, la actividad de las pequeñas empresas y ofertas de empleo.

Asimismo, un proyecto coordinado entre la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) hace un seguimiento de la inflación recogiendo datos de vendedores por internet. Otra iniciativa del MIT y Endor utiliza datos de localización de teléfonos móviles para rastrear el número de visitantes de distintos vecindarios a hospitales. Adicionalmente, un portal interactivo desarrollado por el BID usa datos de teléfonos celulares para revelar la movilidad en 22 países de América Latina y el Caribe, dando una idea sobre la eficacia de las medidas de confinamiento establecidas para hacer frente al coronavirus.

Otros proyectos

Mientras que otros proyectos utilizan datos de los teléfonos para saber cómo influyen las declaraciones públicas de líderes políticos en la movilidad de las poblaciones o analizan el lenguaje en redes sociales para arrojar luces sobre el conocimiento público acerca de la enfermedad.

No obstante, pese a las potencialidades de estas herramientas, es necesario hacer ciertos ajustes a la información recolectada. Por ejemplo, los usuarios de teléfonos o redes sociales no son representativos de toda la población y las transacciones bancarias o ventas por internet no son representativas de toda la economía. También se requiere usar algoritmos ajustados y especializados para interpretar los datos de texto de redes sociales, donde el lenguaje es distinto del utilizado formalmente.

Igualmente, se hace necesaria la protección de la privacidad de las personas, puesto que los datos de teléfonos y redes sociales podrían revelar información personal sobre muchos aspectos de la vida privada y profesional de la ciudadanía.

El BID asegura que dejando de lado estas limitaciones, la era del big data promete grandes mejoras que complementarán a los métodos tradicionales, siempre y cuando se promuevan colaboraciones efectivas y los responsables de las políticas públicas identifiquen una forma de dar buen uso a la nueva información.

Fuente: Mundo Marítimo


Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com