Situación de la logística de última milla en Perú

By: Kevin Valdez
Set.21, 2022
0
Ultima milla

Según la Cámara Peruana de Comercio Electrónico, para fines del 2021, las ventas a través del comercio electrónico, representaban US$ 9,300 millones y aproximadamente 4 de cada 10 peruanos ya compraban mediante este canal. La logística de última milla ha cobrado protagonismo y se ha convertido en un proceso clave para satisfacer las necesidades de clientes cada vez más exigentes

Durante los últimos años, la logística de última milla ha tenido una importante evolución en Perú. El aumento y crecimiento del comercio electrónico en la pandemia se convirtió en un aliciente para el desarrollo de este sector, pues la gestión del transporte, que lleva el producto al cliente final, es un proceso fundamental para el buen funcionamiento de las ventas online.

Según la Cámara Peruana de Comercio Electrónico, para fines del 2021, las ventas por comercio electrónico representaban US$ 9,300 millones y aproximadamente 4 de cada 10 peruanos ya compraban mediante este canal.

En ese sentido, la logística de última milla ha cobrado protagonismo y se ha convertido en un proceso clave para satisfacer las necesidades de clientes cada vez más exigentes. En este contexto, las empresas logísticas, han buscado desarrollar estrategias de última milla que permitan lograr los objetivos de la forma más eficiente posible.

Óscar Tapia, gerente de logística de transporte y distribución en Tottus, comenta que la evolución tecnológica asociada a los procesos de preparación de pedidos y despacho, así como las redes de distribución que permitan garantizar la disponibilidad y oportunidad de los productos, representan las principales estrategias para ganar competitividad frente a un consumidor absolutamente empoderado y con niveles de exigencia cada vez mayores.

Por otro lado, la gestión de la última milla, se ha convertido en una cuestión cada vez más desafiante. Por un lado, pretende cumplir la meta en el menor tiempo posible y por otro ajustar los costos de transporte y de personal. Trabajar con volúmenes pequeños de carga, implica el uso de más vehículos y, por ende, hace más complejo calcular los costos.

Claves de un servicio de logística de última milla

No existe una fórmula única para gestionar este tipo de entregas, sin embargo, existen algunos rasgos que las organizaciones deben tener en cuenta para volver este proceso más eficaz. Al respecto, Tapia comparte algunas claves para un servicio de logística de última milla:

•          Disponibilidad: El nivel de exigencia y de complejidad que están adquiriendo los consumidores hace que las empresas necesariamente replanteen sus estrategias y ofrezcan alternativas variadas que se adapten a ellos. Si hablamos de las entregas, se pueden poner a disposición del cliente, opciones como “entrega el mismo día”, “entrega al día siguiente”, “entrega express” entre otros. No existe mayor satisfacción que tener la posibilidad de elegir.

•          Oportunidad: Una vez elegido el tipo de entrega, el cliente confía en que su compra llegará acorde a la selección que realizó. Por ello, las organizaciones deben estar preparadas para cumplir esas promesas. Esto se convierte en una oportunidad para la empresa de demostrar a su cliente que puede gestionar correctamente la entrega.

•          Servicio: Tomar en cuenta el antes (experiencia de compra), durante (desde la preparación hasta la entrega) y después (devoluciones, cambios, reclamos) ayudará a satisfacer las necesidades del cliente y contribuir con su fidelización.

“Si queremos resumir estas características en una sola palabra, estamos hablando de confiabilidad, por lo que lograr una experiencia satisfactoria nos permite desarrollar experiencias a largo plazo, contacto con nuevos clientes y con nuevos mercados.

La última milla, es un proceso crítico y altamente sensible, por lo que es importante darle la relevancia del caso al momento de definir nuestra oferta de servicio”, indicó Tapia.

Innovación aplicada al sector

Como todo sector, la logística de última milla, ha ido variando y cambiando con el tiempo. El desarrollo de tecnologías que permitan disminuir el tiempo y lograr de manera más efectiva los objetivos de las compañías, son una oportunidad para la industria.

Un ejemplo de ello, son los modelos colaborativos que permiten lograr sinergias en términos de recursos, operaciones y sistemas, que tendrán un impacto a nivel de servicio, costos y medio ambiente.

Los vehículos y robots autónomos, son otro ejemplo de estas estrategias innovadoras, así como la automatización de las operaciones y fullfillment que contribuyan a mejorar la productividad y procesamiento de órdenes alineadas a los plazos de entrega cada vez más reducidos y al crecimiento del mercado local y regional.

Asimismo, el uso de estas tecnologías, puede ayudar a reducir las emisiones y el impacto negativo al planeta.

Según el ejecutivo de Tottus, el desarrollo de tecnologías e innovación, asociada a la última milla, se renueva constantemente, y resume en 2 conceptos los cambios y las tendencias de este sector:

•          Entender para atender: Siempre con el cliente al centro como foco de las decisiones, implementar tecnologías, herramientas, conceptos o soluciones sin entender lo que nuestro cliente o consumidor requiere puede significar un viaje sin retorno.

•          Pensamiento local “conceptos globales, acciones locales”: No todas las soluciones aplican de manera directa a las distintas realidades, es sumamente importante customizar o adaptar las estrategias a nuestra realidad local para tener éxito.

Dentro de este contexto, han surgido empresas innovadoras que usan a la tecnología como aliada para gestionar envíos de primera y última milla.

Es el caso de Chazki, una startup peruana especializada en logística bajo demanda y soluciones para envío de última milla basada en economía colaborativa que utiliza trackers online para supervisar todos sus envíos.

Retos y oportunidades hacia el futuro

A nivel América Latina, el comercio online duplicó su penetración en los últimos cinco años, siendo los países con mayor desarrollo Colombia, Chile y Argentina.

La democratización en diversos segmentos de la sociedad, incremento de coberturas a nivel nacional, incentivos, competencia, reducción de brechas digitales, representan algunos factores claves para dinamizar el sector.

En ese sentido, es imaginable que la logística de última milla deberá adaptarse a entornos cada vez más cambiantes, competidores más creativos y clientes más demandantes. Tapia comenta algunos retos y oportunidades para la última milla hacia el futuro:

• Gestión del nivel de servicio: Reflejado en indicadores como reclamos y NPS (net promoter score) asociados a factores principalmente relacionados con la entrega oportuna y la experiencia de compra. Estos factores generan un impacto directo en la confiabilidad del servicio y por ende en la continuidad de compra por parte del cliente.
• Sistemas capaces e integrados: A nivel interno y con terceros, permiten garantizar la trazabilidad y disponibilidad de información de cara a nuestros clientes, para quienes la experiencia de compra debe ser transparente a los actores o etapas previas a la entrega de sus pedidos.
• Crecimiento en provincias: Ampliación de la cobertura disponible, lead time, pero sobre todo una experiencia de compra con niveles de servicio confiables y estándares. El crecimiento hacia las regiones ha sido progresivo, por ahora focalizado en las ciudades principales, y soportado por operadores con presencia y capacidad de consolidar volumen, factores claves para lograr la penetración en nuevos mercados.
• Sostenibilidad: Desde el punto de vista laboral y de impacto al medio ambiente, es el factor con mayor oportunidad y no solo a nivel local, sino a nivel global. La informalidad, derechos laborales, huella de carbono, tráfico, entre otros, son los grandes desafíos de la última milla y hoy en día ya vemos iniciativas en proceso para mitigar estos efectos.

Sin duda alguna, la logística de última milla es un proceso clave para muchas organizaciones de hoy, y, en ese marco, se le debe brindar atención y optimización. La pandemia fomentó el desarrollo constante del sector, evolucionando en soluciones e infraestructura.

Vemos que diversos actores locales e internacionales se van consolidando y logrando mejorar la experiencia del consumidor, a partir del entendimiento, conocimiento de sus necesidades y adquisición de tecnologías que permitan reducir los costes financieros y ambientales.

Por: Óscar Tapia, Gerente de Logística de Transporte y Distribución en Tottus


Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com