Web 3.0 ya está aquí ¿De qué se trata?

By: Luis Tarazona
Dic.13, 2021
0
Web 3.0
  • El salto a la web 3.0 propone un reajuste en la balanza del poder que tienen los usuarios y las empresas.

En los últimos 30 años el diseño, acceso e interacción en las páginas web han evolucionado de manera sustancial. Hemos pasado de plataformas con elementos estáticos que apenas permitían una interacción mínima de quienes navegaban en la web, a el máximo hito conocido hasta ahora mediante las redes sociales donde los usuarios sienten que definen qué ven, leen o escuchan dependiendo de los datos que van dejando sus preferencias en la red.

Usando una mirada crítica podríamos decir que la evolución la web 3.0 en el entorno digital en el que todos navegamos es realmente beneficiosa sólo para aquellos que manejan los grandes buscadores y plataformas digitales, ya que ofreciendo servicios aparentemente gratuitos han conseguido información de sus usuarios que luego comercializan para conseguir ganancias importantes. Esta forma de lucrar con la información sin una regulación especial para el entorno digital es criticada por Tim-Berners-Lee, el padre de internet.

Por ello es que Alessandra Gorla, profesora investigadora del Instituto IMDEA de Software en Madrid, plantea un cambio en la forma de navegar y en la Web 2.0, siguiendo dos ideas centrales: Que se base “en una web descentralizada, donde todo el control lo tengan las empresas, como ocurre ahora”; y que se “intente que toda la información se pueda encontrar de forma más sencilla y exacta” por medio de los avances tecnológicos.

¿Cómo dar el salto?

A diferencia del proceso que conocemos para actualizar las características del sistema operativo que usamos en nuestras computadoras, migrar de la Web 2.0 a una nueva versión implica un cambio progresivo. Víctor García Font, profesor de Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación en la Universidad Oberta de Catalunya, explica que este proceso sería similar al que sucedió con el uso de bitcoins que tienen más de 10 años en mercado y, aun así, hoy no hacemos pagos habituales con criptomonedas. “(El bitcoin) Salió de la comunidad, se gestiona de forma descentralizada y no ha puesto todos los medios posibles para ganar mercado. Esto conlleva un proceso lento y la gobernanza de los sistemas es diferente”, explica.

La mejora hacia la web 3.0 implica también otros beneficios y riesgos para los usuarios que debemos tener presentes:

Integrar tecnologías como la inteligencia artificial o el ‘machine learning’ para obtener un nuevo ecosistema que crearía un nuevo balance en el poder que los usuarios tienen en la web. Así, se evitaría que las personas compartan sus datos a distintas plataformas una y otra vez; sino que sean los propios usuarios quienes conserven sus datos y den el mínimo posible para mantener su seguridad y privacidad.

Sin embargo, entre los mayores riesgos se contempla que el uso de redes sociales descentralizadas haría que se pierdan las garantías y estándares mínimos que hoy conocemos para compartir contenidos en la web. Es decir, podríamos ver cómo se esparcen noticias falsas o mensajes de odio con mayor facilidad de la que conocemos. Este es un reto al que ninguna plataforma ha logrado encontrar una solución completamente efectiva.

Es así como el paso a la Web 3.0 – implica un proceso complejo que debería abarcar a las plataformas digitales y a los entornos sociales ya que las normas de convivencia en la comunidad virtual deberían ser impuestas por quienes interactúan en ella.


Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com