Líneas navieras obtendrían históricos beneficios cercanos a los US$100 mil millones durante 2021

By: Redacción Logística 360
Jul.07, 2021
0

Incluso, entre 2020 y 2022 podrían ganar una cifra similar a lo esperable para el acumulado de una década.

El último informe Container Forecaster de Drewry concluye que 2021 será el primer año en la historia de las líneas navieras en el que sus beneficios se acerquen a los US$100.000 millones y en el que las tarifas promedio de los fletes se disparen un 50%, en un contexto de enormes perturbaciones operativas en los sistemas portuarios y de buques.

Muchos de los temas tratados en la última edición resultan familiares: la congestión portuaria y los problemas de disponibilidad de equipos, por ejemplo, no han desaparecido y siguen impulsando los precios del mercado, pero lo que es diferente de hace tres meses es que algunas de las cifras son mucho mayores.

La edición, publicada el 30 de junio, registra una mejora relativamente pequeña de las previsiones de desempeño portuario mundial en 2021-22, pero unas perspectivas significativamente infladas para las tarifas de flete y los beneficios de las líneas navieras en el mismo periodo.

Se espera que los volúmenes sigan aumentando durante la temporada alta (hemisferio norte) del 3T21 y que terminen el año con un crecimiento anual de aproximadamente el 10%. El año que viene seguirá habiendo crecimiento, pero probablemente sólo la mitad, ya que se espera que el gasto de los consumidores vuelva a orientarse hacia los servicios cuando se levanten las restricciones relacionadas con el Covid.

La flota de portacontenedores no está creciendo lo suficientemente rápido como para satisfacer la insaciable demanda actual. La escasez de buques chárter disponibles significa que algunas líneas están buscando en el mercado de segunda mano costosos activos para añadir a sus flotas, pero otras sólo pueden complementar con entregas de nuevos buques, o simplemente tienen que conformarse con lo que tienen.

Para Drewry la cautelosa contratación de nuevas construcciones de los últimos años significa que esperamos que la flota por unidad sólo aumente un 4,2% este año y un 2,8% en 2022, en ambos casos significativamente por debajo de las proyecciones de rendimiento portuario mundial.

El apetito por el nuevo tonelaje se ha acelerado desde el 2S20 y en menos de seis meses completos la actividad de contratación de este año ya se acerca al récord de 2,7 millones de TEUs colocados en 2007.

Drewry mantiene la opinión de que los altos niveles de contratación de nuevos buques para 2023 suponen un riesgo de que el exceso de capacidad regrese al mercado durante ese año, pero las futuras necesidades de suministro se ven fuertemente empañadas por la nueva normativa medioambiental que entrará en vigor a principios de 2023, y que puede o no hacer que una parte importante de la flota de portacontenedores se reduzca para cumplirla.

Cambio de previsiones

La consultora explica que las tarifas de transporte de contenedores alcanzaron nuevos máximos en el 2T21, ya que las tarifas spot siguieron aumentando y los precios de los contratos también. Por el momento, agrega, es difícil predecir cuándo se alcanzarán las tarifas máximas, ya que el empeoramiento de la cadena de suministro sigue avivando los precios semanalmente.

Nos estamos acostumbrando a ver tasas de crecimiento anual de tres dígitos para las tarifas spot en la mayoría de las rutas. “El hecho de que estos casos ya no sean sorprendentes es una prueba más, si es que se necesita, de que el mercado está realmente loco en estos momentos”, apuntan desde la consultora.

Se espera que los fletes medios (spot y por contrato) en todas las rutas globales aumenten en torno al 50% en 2021, lo que supone un aumento de hasta el 30% respecto a las previsiones de marzo, lo que indica la aceleración de las tarifas que ya se ha producido hasta el primer semestre de 2021.

Los incrementos extremos de los fletes se han traducido, naturalmente, en un aumento de los beneficios de las líneas navieras que registraron un resultado EBIT récord en el primer trimestre de 21, de US$27.100 millones, frente a lo que ahora parece una minúscula cifra de US$1.600 millones en el mismo periodo de hace un año. Los últimos resultados trimestrales son tan impresionantes que incluso han superado el EBIT de todo el año 2020 de US$25.400 millones.

Dada la previsión de una tasa de flete sustancialmente más alta para este año, Drewry ha realizado una importante mejora de sus perspectivas de EBIT del sector para todo el año 2021 de aproximadamente US$80.000 millones, frente a la estimación anterior de US$35.000 millones. “Si las tarifas de los fletes superan las expectativas en lo que queda de año, no nos sorprendería ver una línea de beneficio anual del orden de los US$100.000 millones”, añaden.

Proyecciones 2022

Para 2022, Drewry espera que el EBIT se reduzca en algo más de un tercio debido a la disminución de los fletes y al aumento de los costos, que podrían seguir siendo más elevados debido a que muchas líneas navieras han contratado caros contratos de fletamento a largo plazo. No obstante, representaría otro desempeño asombroso según los estándares históricos.

Lamentablemente, Drewry es menos optimista en cuanto a la solución de la interrupción de la cadena de suministro y cree que el mercado se enfrenta a una escasez de oferta a medio plazo (o prolongada). El reciente brote de Covid-19 en el puerto de Yantian y anteriormente el atasco en el Canal de Suez, demuestran lo frágil que es el ecosistema del transporte marítimo de contenedores y lo difícil que es intentar crear más resiliencia.

La perturbación de la oferta se ha convertido en el principal motor de los fletes y ahora Drewry cree ahora que la menor productividad portuaria continuará en 2022.

En consecuencia, Drewry espera que el índice global de oferta-demanda se sitúe en una media de 105,7 en 2021, lo que supone un aumento de 0,9 puntos respecto a nuestra evaluación anterior y donde cualquier lectura por encima de 100 indica que la oferta en el mercado es escasa.

Drewry estima que este año se habrá perdido el 16% de la capacidad efectiva global (de los espacios disponibles para contenedores) como consecuencia directa de la menor productividad portuaria, tras la reducción del 11% del año pasado.

En una realidad alternativa en la que Covid-19 no perjudicara las operaciones portuarias y la productividad se mantuviera en los niveles de 2019, el Índice Global de Oferta y Demanda sólo habría alcanzado una media de 84,0 en 2020 y de 89,0 este año. En esa línea de tiempo no se ven las tarifas de flete récord y los beneficios de las líneas navieras que se están experimentando.

La mirada de Drewry

Aunque las líneas navieras vuelvan a sus fletes y la actual tendencia de las nuevas construcciones termine con el ciclo ascendente en 2023, habrán ganado tanto dinero entre 2020-22 como los que podrían esperar en una década, o más, por lo que estarán preparados para los próximos años.

La única cuenta deficitaria de las líneas navieras es la de las relaciones públicas. Con la creciente atención que se presta a la huella medioambiental del transporte marítimo y a sus contribuciones fiscales, corren el riesgo de ser consideradas como los villanos aprovechados, insensibles a las necesidades de sus clientes. Drewry espera que se comporten como buenos ciudadanos del mundo y contribuyan a mejorar la eficiencia de la cadena de suministro.

Por: MundoMarítimo


Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com