Los desafíos que afronta la agroexportación en la segunda mitad del año

By: Redacción Logística 360
Ago.02, 2021
0

Pese al buen desempeño del sector en el primer bimestre, se necesita apostar por la tecnología y la innovación para elevar la productividad y cumplir con los estándares impuestos por la crisis sanitaria.

A finales del 2020, pese al contexto complejo que atravesaba el sector, se avizoró un crecimiento de las agroexportaciones para este año, una tendencia que se ha confirmado. Las agroexportaciones en el país crecieron en 13.5% al primer bimestre y representan el 17.6% de los envíos totales al mundo, según la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (Comex Perú).

Para algunos analistas, como la compañía especializada en inteligencia comercial para el sector agroexportador Fresh Fruit, el crecimiento destacado se debería, entre otros factores, a los problemas de producción que enfrenta Chile, uno de los líderes en la exportación de arándanos y uva. Esto ha contribuido al crecimiento de las agroexportaciones nacionales de uva (27.1%) y arándanos (25.6%), alcanzando un monto estimado de US$ 675 millones entre ambos productos.

Sin embargo, el crecimiento ha sido irregular entre los meses de enero (+35%) y febrero (-1%) respecto a los mismos periodos del año pasado. “Aunque la perspectiva del sector sigue siendo positiva, tenemos desafíos a los que hacer frente de cara al segundo semestre del año”, asegura Claudio Venegas, gerente general de Oxyion Perú.

Venegas señala que, a nivel externo, hay una creciente demanda por parte de los consumidores de los principales mercados del Perú, como Estados Unidos (US$ 530 millones), Países Bajos (US$ 196 millones), Hong Kong (US$ 75 millones) y España (US$ 68 millones), donde se ha consolidado el consumo de productos orgánicos.

¿Cómo aprovechar de forma sostenida este dinámico mercado con factores cambiantes? “Como lo ostentan las buenas prácticas de países líderes en el rubro, la tecnología y la innovación vienen siendo un factor clave para elevar la productividad y cumplir con los estándares impuestos por la crisis sanitaria, que impulsen la inocuidad en el proceso de producción de frutas y verduras y potencien todos los procesos de siembra, cosecha y almacenamiento”, afirma Venegas.

Ante regulaciones más estrictas, como aquellas que exigen evitar el uso de químicos en los procesos y que van a la par de las tendencias de consumo saludable, Venegas considera que la tecnología se vuelve un aliado no solo en la reducción de costos y pérdidas, sino en el modelo de gestión sostenible. “La ruta internacional de la agroexportación parece trazada”, remarca.

Fuente: diario Gestión


Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com